Grado 32 – Sublime Príncipe del Real Secreto

Octava Clase – Grado 32º – Consistorio del 32°


grado 32

Según el discurso histórico en que se basa la instrucción de este grado, hacia el año 3095 del mundo, los Magos nuestros antecesores abandonaron el Egipto y se dirigieron a Jerusalén, llevándose consigo los anales de la Orden. Fijaron su residencia en aquella célebre ciudad, y establecieron en ella el sagrado depósito de aquellos escritos luminosos, manantial de los conocimientos filosóficos del antiguo mundo, de los que eran fieles depositarios y celosos guardianes, y allí vivieron pacíficamente, consagrados al estudio y á las investigaciones de los fenómenos de la naturaleza y a procurar el bienestar de la Humanidad por la práctica de todas las virtudes, hasta la toma y destrucción de Jerusalén por Tito Vespasiano, acaecida en el año 4070.

El cruel romano inmoló a gran número de los que sobrevivieron a la derrota, unió a otros a su carro vencedor como trofeo de sus victorias, vendió una parte de ellos como esclavos, y el resto lo distribuyó entre las distintas comarcas del África, para que sirvieran de diversión al pueblo en los anfiteatros.

Los Magos —más conocidos entonces con la denominación de Kadosch Paidkal Pharaschol (hombres santos, virtuosos y sabios)—que pudieron escapar de la persecución de sus verdugos, se reunieron en la Escitia y en la Tebaida, en donde siguieron propagando sus doctrinas y haciendo numerosos prosélitos, contándose
entre sus iniciados, a San Juan el limosnero, cuyo saber igualaba a sus grandes méritos y virtudes, que posteriormente fue Gran Maestro, dando su nombre a una rama dela Orden que llevó á cabo una nueva reforma, uniendo los antiguos principios filosóficos a los del naciente cristianismo.

En la época de las cruzadas, aquellos apóstoles de la verdadera luz, animados, al igual que tantos otros caballeros ilustres, del ardiente deseo de reconquistar los santos lugares y de regresar a su verdadera patria, se unieron a los guerreros que a las órdenes de Godofredo de Bouillon, se apoderaron de Jerusalén, y nuestros antepasados fueron restablecidos en sus funciones, tomando posesión del Templo, que era el único objeto de sus afanes.

En 5122 el rey Balduino II, Gran Maestro de la Orden, estableció el instituto de los Grandes Caballeros de San Andrés, o Príncipes del Real Secreto, confiando a su custodia el precioso depósito del tesoro sagrado de la Orden. Estos fueron escogidos de entre los Caballeros Kadosch y proclamados Príncipes de la Masonería, después de haber jurado solemnemente, de sacrificarlo todo, por la seguridad y conservación de aquel precioso depósito. Tomada da nuevo Jerusalén por Saladino en 5187, los Masones fueron otra vez arrojados de la ciudad Santa y desgraciadamente, en aquel desastre, se perdieron la mayor parte de los preciosos escritos que les habían sido confiados. En tan críticas circunstancias, nombraron una diputación compuesta de ochenta y un Príncipes, para que fueran a Upsala (Suecia), a depositar en la cueva de las tres coronas, los restos de los archivos de la Orden que se pudieron salvar de la general ruina y destrucción que sufrió la ciudad eterna.

Después de haber demostrado en las diferentes cruzadas que se sucedieron, de cuanto es capaz el valor, la virtud y la resignación, en 5295, los Príncipes Masones se establecieron en la Palestina, de donde fueron expulsados, a su vez, así como el resto de los demás cruzados que se habian refugiado en aquella comarca, unos siete años después.

Entonces retiraron el tesoro que guardaban escondido en la cueva de Upsala y lo transportaron a Escocia, a donde fueron a establecerse. Obligados a separarse algún tiempo después, nombraron a ochenta y un Príncipes, a los que confiaron el depósito tradicional, y al separarse renovaron sus votos de sacrificarlo todo para la conservación de este tesoro sagrado, y de unirse a la primera cruzada que se levantara para reconquistar el templo.

Basada en esta tradición, la leyenda del ritual se consagra, a la concentración de las huestes masónicas y a la organización del campamento y distribución de fuerzas de los quince cuerpos de ejército de que se compone, que se reunirán en los puertos de Nápoles, Malta, Rodas, Chipre y Jaffa a fin de emprender su marcha hacia Jerusalén y reconquistarla, conducidas por el rey Federico II de Prusia.

Eje simbólico: El Real Secreto. La Unidad en la Diversidad.

Palabra de pase: Phaal-Chol (uno), se interpreta por separados (por la intolerancia, el fanatismo y la ignorancia). Phrasch-Chol (el otro), se interpreta por reunidos (por la Fraternidad, la Igualdad y la Tolerancia). Nekam-Macchah (uno), se interpreta, por para la venganza (la reivindicación del derecho). Schaddai (los dos a la vez), se onterpreta por Omnipotens (uno de los nombres de Dios).

Palabra sagrada: Salix. Noni (en contestación). Tengu (ambos a la vez)

Edad simbólica: Un siglo y más.

Marcha: Ordinaria. Cinco pasos lentos iguales.

Orden: Colocar la mano derecha abierta sobre el corazón.

Signo: Estando al Orden, retirar la mano hacia el costado derecho, elevarla luego a la altura del hombro, con la palma hacia abajo y dejarla caer a lo largo del costado derecho. Signo en demanda de auxilio: Entrelazar los dedos de ambos manos y levantarlas en alto por encima de la cabeza, con las palmas hacia fuera. Seguidamente, separar las manos y cruzar los brazos sobre el pecho, colocando el izquierdo sobre el derecho, pronunciando al mismo tiempo estas palabras: Alai, Alai, Lamaii Azbacthanai (Señor, Señor, ¿por qué me has abandonado?).

Toque: Llevar la mano a la empuñadura de la espada, desenvainarla, llevarla a la cadera derecha, manteniéndola unida al cuerpo y verticalmente, con la punta hacia arriba. Retirar el pie derecho colocándolo detrás del izquierdo; levantar el brazo izquierdo y extender la mano hacia adelante en ademán de rechazar a alguien. En esta postura avanzan los dos hermanos hasta encontrarse. Entonces entrelazan los dedos de la mano izquierda, se abrazan y dicen el uno Salix, a lo que contesta el otro Noni, pronunciando luego a la vez la palabra Tengu.

Batería: Cinco golpes por uno y cuatro (!-!!!!)

Meditación principalViaje simbólico por el Campamento de los Príncipes. Guerra Interior.

 

Decoración de la logia: Tapicería negra sembrada de lágrimas, esqueletos, calaveras, huesos en aspa, todo bordado en plata. Una balaustrada divide la sala en dos partes. El trono del Presidente se halla situado sobre un estrado al que se sube por siete escalones, y cobijado debajo de un dosel, en relación con el resto de la tapicería, guarnecido de franjas de plata. El fondo del trono es de satén blanco sembrado de lágrimas de fuego; delante del sitial de la presidencia, hay un ara o altar cubierto de un rozagante tapete de terciopelo negro, sembrado de flores y galoneado de plata. En la parte del frente lleva bordada de plata, una calavera y dos tibias cruzadas y las iniciales N:.M:. encima.

El bufete de los Vigilantes se halla debajo de un dosel y cubierto con un tapete carmesí bordado en negro. Sobre la parte delantera, se ven las iniciales N:. K:. M:. N:. bordadas en oro. La sala Consistorial se halla iluminada por ochenta y una luces, y es dividida en dos partes iguales por medio de una balaustrada, denominadas Este y Oeste, de las que la una constituye el Senado, y la otra el Areópago.

Las banquetas del Senado, están destinadas a los Grandes dignatarios de la Orden, los Grandes Inspectores Generales y los Presidentes de los Sublimes Consejos; las del Areópago corresponden á los Sublimes Príncipes en ejercicio, con voz deliberativa. Las restantes las ocupan los Príncipes del Real Secreto honorarios. En la parte del Oeste figura el cuadro representativo del Gran Campamento de los Soberanos Príncipes.

grado 32

Horas de Trabajo: Para abrir: la quinta después de la puesta del Sol. Para cerrar: la salida del Sol.

Hábito o vestidura: El Soberano de los Soberanos, se cubre con un manto real de púrpura, y va armado con una espada y un escudo. Encima del altar que tiene delante de su sitial, se ve un cetro y unas balanzas. Los tenientes Comendadores, van armados también de espada y escudo y llevan el sombrero puesto. Los demás oficiales y otros seis miembros cuando menos, usan una túnica roja, y toman asiento en la parte Este del Consistorio.

Mandil: Blanco, bordado y ribeteado de rojo, sobre la falda se borda o pinta el Gran Campamento y una cruz teutónica sobre la baveta.

grado 32

Banda: Negra, en pectoral, bordada de plata. Del extremo pende una cruz teutónica con una doble águila en el centro. Este pectoral está forrado de punzó y termina por una cruz teutónica en esmalte rojo con. el centro azul, sobre el que se destaca en números de oro la cifra 32.

Joya: Águila negra de dos cabezas, con el pico, las alas, las garras y la cola dorada, suspendida de una cinta negra bordada de oro pasada alrededor del cuello.

Guantes: Blancos.

Cinturón: Negro galoneado de plata, con una cruz roja sobre la chapa.

Caída de Jerusalén

Caída de Jerusalén


Catecismo

P. — ¿Sois Valiente Príncipe del Real Secreto?

R.— Interrogadme y lo sabréis.

P.— ¿De donde venís?

R.— Del Occidente.

P.— ¿Que traéis?

R.— Silencio, tristeza y perseverancia.

P.— ¿Cuál es el motivo de vuestra aflicción?

R.— El recuerdo del pasado.

P.— ¿En qué perseveráis?

R.— En la esperanza fundada en mis derechos.

P.— ¿Cuáles son vuestros derechos?

R.— Los de la Justicia y de la Equidad.

P.— ¿Como los adquiristeis?

R.— Subiendo y bajando la Escala misteriosa.

P.—  ¿A dónde os dirigís?

R— Al Este.

P.— ¿Con qué objeto?

R.— Con el de volver a tomar posesión de la herencia de mis padres.

P.— ¿Como podréis conseguirlo?

R.— Con la protección del Dios de los ejércitos y por el ascendiente que tarde o temprano alcanza la virtud.

grado 32

Siguiente grado: Soberano Gran Inspector

33@33grados.net